Colecciones

Planta Petroquímica de Porto Marghera: que pasó

Planta Petroquímica de Porto Marghera: que pasó


Marghera: ¡sin culpables! ¿Son los trabajadores que han levantado un escándalo en vano con su muerte?

En el último número de Elicriso, en la columna Clima e Ambiente, informamos a los lectores que se estaba llevando a cabo en Venecia el juicio de los gerentes de la Planta Petroquímica Porto Marghera, acusados ​​de masacre, asesinato y múltiples lesiones por negligencia entre los trabajadores involucrados en el procesamiento. . de la Cmv y Pvc (por la muerte de 157 empleados por cáncer y enfermedades por 103 casos) y desastre culpable por haber contaminado todo el ambiente desde el aire hasta el subsuelo, incluidas las aguas de la laguna.

Que existieron razones fundadas para establecer un proceso de indemnización, lo demuestra el hecho de que el Estado pasó a ser parte, con el asombroso reclamo de 71 billones por daños y perjuicios. Nos sorprendió no tanto el monto de la suma como el hecho de que en tantos años de contaminación el Estado no hubiera intervenido para bloquear la emisión de sustancias mortales, casi como en la nefasta acción perpetrada en Marghera.

Concluimos el artículo con: "No sabemos cómo terminará la disputa, pero según otras disputas, indagaciones y peritajes establecidos en otras ocasiones no nos hacemos ilusiones: las conclusiones llegarán quién sabe cuándo y si llegarán". . "

En cambio, se nos negó sensacionalmente, ya que la conclusión llegó como se esperaba, pero nunca podríamos esperar que terminara como si nada hubiera sucedido en Marghera.

De hecho, todos los imputados fueron absueltos por no haber cometido el delito, por lo que no se debe indemnización a los familiares de las víctimas.

Irónicamente, la Sentencia se emitió el 2 de noviembre, coincidiendo con la Conmemoración de los Muertos, es decir, el día en que el dolor para los familiares de las víctimas es más intenso. No es difícil imaginar con qué agonía y rabia en el corazón tantos padres, esposas e hijos fueron ese día a los cementerios a depositar flores en las tumbas de sus seres queridos.

No somos expertos en Justicia y por tanto no estamos en condiciones de criticar las decisiones de la Corte, también porque, como siempre se recomienda en casos similares, hay que esperar los motivos de la sentencia, que lamentablemente llegará en un largo tiempo. tiempo, cuando la opinión pública se habrá olvidado en su mayor parte, a excepción de los familiares de las víctimas.

Pero para el hombre de la calle es natural hacer preguntas dictadas por el sentido común, porque, si la Corte no ha identificado a los responsables de tantas muertes, el hecho permanece íntegro en su trágica naturaleza.

  • ¿Por qué los acusados ​​eran solo los ejecutivos de la Compañía que administraba y aún administra las plantas y no la Compañía en sí?
  • Si, como argumentan los defensores de los imputados, las conclusiones del juicio no hubieran podido ser diferentes porque en el momento de la contaminación las nociones sobre la toxicidad de los productos procesados ​​eran muy vagas y, además, faltaba la legislación sobre medio ambiente. en normas imperativas, tanto es así que las primeras reclamaciones se llevaron a cabo sólo en 1973, pero luego, ¿por qué motivos después de largas y profundas investigaciones se imputaron a los imputados? ser, con más razón, conocido al inicio de las etapas procesales, pero en cualquier caso en Italia es posible emitir sustancias sin saber si son más o menos tóxicas, a la espera de ver qué efecto tendrá en la población. y sobre los que trabajan en las plantas, los que, en el diseño de los sistemas, ya deberían haber comprobado en el laboratorio en el laboratorio si las sustancias puestas habrían tenido o efecto nocivo sobre los seres vivos y el medio ambiente?
  • Si la empresa de la planta de Porto Marghera cree que no es responsable de lo sucedido, ¿por qué al inicio del juicio pagó 73 mil millones a algunos de los familiares de las víctimas?
  • ¿Por qué había interpuesto el Estado una acción civil con la asombrosa solicitud de 71.000 millones de liras, si no existían motivos fundados para interponer un juicio que se desarrollaba desde hacía tres años y medio? para prever la recuperación de algunos sitios, gastando la suma de sólo 550 mil millones? Con su comportamiento, el Estado dio la impresión de estar cerca de los familiares de las víctimas, reforzando en ellos la convicción de que sus demandas de justicia, sólo para retirarse en el último momento, estipulando un acuerdo para la recuperación de una sola parte del territorio.

Todos los protagonistas de la tragedia anuncian que apelarán, empezando por el Ayuntamiento de Venecia, mientras las distintas asociaciones medioambientales claman por el escándalo. La experiencia nos dice que la controversia y los aplazamientos se prolongarán durante años, y esperamos estar equivocados, pero esperamos que la sentencia del Tribunal de Venecia no represente un precedente para las investigaciones sobre las plantas de Mantua y Brindisi.

Dr. Pio Petrocchi


“Es una fábrica”. Veintidós años de trabajo en el área Petroquímica de Porto Marghera 3V CPM, hoy 3V Sigma

De dos entrevistas con un músico de clase trabajadora

Publicamos extractos de dos entrevistas realizadas en 2008 por Maria Luciana Granzotto y Claudio Pasqual a un músico trabajador que trabajó de 1991 a 2013 en el área Petroquímica de Marghera, en 3V CPM, que hoy lleva el nombre de 3V Sigma. Fue la fábrica que se incendió el 15 de mayo de 2020. Pensando en los datos de contaminación del aire, en el suelo y en la laguna, nuestro apoyo a los trabajadores que se han movilizado durante años por la seguridad en la fábrica, y nuestro solidaridad con dos trabajadores heridos en la explosión.

Fui a la fábrica a propósito, no por necesidad

De niño escuché a los hermanos mayores de los trabajadores hablar de que hay que ayudarlos, ser solidarios. Entré en la fábrica a una edad avanzada, tenía 29 años, y tuve una idea ..., luego ser músico ... En ese momento recuerdo que había un gran cantante napolitano que trabajaba en Pomigliano d'Arco y el hecho que este cantante famoso, al menos me parecía famoso aunque tal vez no lo fuera, hasta ser trabajador fue algo heroico para mí. Fue Carlo D'Angiò. Era una idea casi romántica del oficio, fui a la fábrica a propósito, no por necesidad. Por una cuestión estética, me pareció lindo, no tenía un diploma técnico, lamentablemente tengo un diploma de bachillerato. Tuve una visión romántica también porque en los 70 ... existía la clase trabajadora, no era un mito.

En ese momento, la clase trabajadora era una realidad, una fuerte realidad social, presente en el país. Hoy la clase obrera ya no existe, nadie se presenta "soy trabajador", se inventará algo, soy operador químico ... Se cambiará el nombre para no aparecer como trabajador.

En ese momento, ir a un lugar como este me parecía interesante y luego también por la música, en mi caso, en el sentido de que es la música que viene de los ruidos ... me parece interesante. Me ocupo de la música contemporánea, muy moderna, así que incluso si hago música tonal, incluso música ligera, es muy, muy moderna. Ir a la fábrica es el punto extremo donde el sonido se convierte en ruido. Hice esta mierda, fui allí. Fue en 1991. Descubrí que lo que más me fascinaba no existía realmente dentro de la fábrica: a) la clase trabajadora no existía b) la clase trabajadora ni siquiera era de izquierda.

¿Es la fábrica el enemigo?

Está claro que la fábrica es una cosa incómoda, sobre todo en un entorno precioso. Si no ha visto a Bagnoli, no sabe cuándo hay algo feo, feo y feo en un entorno celestial. En nuestro caso nuestro sitio es casi elegante, tenemos la laguna, está lleno de luces mientras allí está lleno de polvo, de carbón. Es una realidad incómoda sobre todo para quienes trabajan allí porque soy ambientalista, orgánico, ecológico y trabajo en un lugar que es todo lo contrario. Debemos admitir que lo que hay en esta mesa proviene de las fábricas donde trabajamos. En nuestra zona existe casi la necesidad de todo lo que tenemos en nuestros hogares, tenemos poca conciencia de esto, no sabemos cuánto necesitamos las fábricas químicas. O tenemos que poder decidir "No lo necesito", así que rechazo lo que hay en esta mesa.

Durante años hemos estado sufriendo por ser señalados como los contaminadores del país, de alguna manera si nos abstraemos de esto ... no podemos definir la fábrica como estéticamente bella, ¡no puede ser bella! Ciertamente no es la Basílica de San Marco, no es el Palacio Ducal, es una fábrica.

Tengo muchos amigos que son de la “Asociación del Árbol”, del “Bosque de Mestre”, del parque. Estos, cuando hablamos, me da vergüenza continuamente porque hablan en clichés y porque realmente piensan en el bosque, en el árbol, yo en cambio pienso en la fábrica como un lugar de trabajo y que por lo tanto trae riqueza al país, una riqueza importante entre otras cosas., no la riqueza con la que compramos el auto sino en el sentido que nos da para trabajar, produce algo que es importante para el tenor de todo el país, no solo para mi individuo. ¡Me parece absurdo dejar lanzamientos contra el enemigo que es la fábrica! Absurdo cuando el problema de la contaminación y el futuro del medio ambiente, no solo de Porto Marghera que es un sitio pequeño en comparación con todo lo demás, lo encuentro bastante ridículo. Tenemos urgencias graves, como coches, como si el combustible fuera irrelevante. Tenemos aviones que parten cada segundo desde Nueva York, tenemos el cielo que es un túnel ... Me parece que hay, por parte de los que tienen una conciencia ambiental, hay poco análisis en profundidad del problemas porque en realidad dicen ..., es cierto que podemos renunciar a todo esto, ¡pero realmente significa renunciar a todo! Esto me parece que nadie lo va a hacer.

El trabajo lo hacen máquinas.

[Mi] fábrica está afuera, todo lo que se produce está afuera, todos los que tienen que trabajar trabajan afuera menos la sala de control que opera con los programas que siguen a la producción. Hay programas que siguen el desarrollo desde la materia prima hasta el resultado final, el producto terminado. La primera imagen que aparece al entrar en la fábrica de productos químicos es un inmenso bosque de tuberías, chimeneas, motores, bombas de todo tipo y tamaño. No hay edificios, ni lugares cerrados donde trabaje la gente, ni línea de montaje. En realidad, la visión que la gente tiene de la fábrica es la de un entorno en el que todo el mundo está en overoles con llaves que abren y cierran los tornillos. En realidad, el trabajo químico es completamente diferente, es un trabajo de control. El trabajo se realiza mediante máquinas, tuberías, líneas y bombas, columnas, reactores. Son kilómetros de tuberías, todas muy juntas, por lo que es difícil distinguir una tubería de la otra, dónde comienza, dónde termina. El primer impacto es de total confusión además del aspecto que es incluso ajeno. No es algo familiar para nadie, en ningún otro lugar se puede ver una concentración tan cercana de electricidad, líquidos, vapores, motores. Simplemente afrontarlo como un trabajo desde un punto de vista técnico requiere un largo aprendizaje, en el sentido de que un trabajador recién introducido en la fábrica no es inmediatamente productivo, antes de un año deambulará por el interior de la fábrica presa del pánico.

Mi fabrica no es lo que imaginas

No hay mucha gente dando vueltas, gente que lleva diez años en un mismo lugar y no sabrá absolutamente nada de lo que pasa a cinco metros de distancia. Es muy extraño como impacto visual, hay gente caminando, hay equipos que llegan y arreglan el tubo, luego los laboratorios donde hay gente de bata blanca que hace los análisis, pero todos muy aislados, todos muy sectarios. Cuanto más subes de nivel y profesionalidad, más tienes que gestionar también ... Por ejemplo, soy asistente, tengo un equipo y controlo el trabajo a través del equipo, así que tengo que conocer el trabajo desde la base. a mi nivel.

Pasa un camión, sé si ese camión puede pasar. Si un camión pasa por mi área, no puede estar allí a menos que haya venido primero a mí.

Entro al turno, tengo el libro de entregas, es decir, el equipo anterior recopila todas las operaciones realizadas durante las ocho horas de trabajo. Nuestro trabajo es continuo, no puedo salir de fábrica si no recibo el cambio. Leo y reconozco todos los números, lo primero que aprendes son números, números, números. Recuerdo lo que es el G24, G32, G42, G47, D22, D21, todos son bombas, tanques. Me sé todos los números del pipeline de memoria y eso es lo primero que aprendes porque ese es el lenguaje, un lenguaje de números. Veo lo que pasa, lo que me dejaron, si el trabajo se ha hecho bien, reconozco a través del libro de entrega y las hojas de ruta que son hojas que se llenan cada dos horas, cuando las lecturas se hacen a mano. Las lecturas las hace el panelista cada dos horas y lo que llamamos lecturas son los valores de presión, temperaturas, caudales, niveles del tanque y nos dan el pulso de la situación, lo que sucedió, como mirar la carpeta en el cama de enfermo., el historial médico del implante. Hay instrumentos, manómetros, termómetros, hay grabaciones que se hacen en el campo, ciertas en el panel, que es el monitor de la computadora.

Necesitamos aprender una serie de conceptos que para quienes no han estudiado como yo, por ejemplo, es un problema. Me paso la primera media hora así, leo estas cosas, entiendo si todo está bien o mal ... entiendes el punto con los operadores, es un trabajo de control y tengo que estar seguro de que el producto terminado será de excelente calidad con todos los parámetros requeridos, ahorro, recuperación de todos los materiales que se utilizan, una vez visto esto.

Me gustaría decir que nuestro trabajo es en cierto sentido especializado y en cierto modo poco exigente desde un punto de vista manual. Son pocos los jóvenes que vienen a trabajar a la fábrica. Cuando necesitamos personal, pasan meses antes de que encontremos personal que luego tenemos que capacitar.

Superman no existe: la seguridad es un momento

Una cosa quiero decir, esto siempre ha sido un defecto que han tenido los trabajadores y que sigue, sintiéndose un poco por encima de la media de la humanidad, sintiéndose ya analistas, ese instinto… llamémosle ligereza. Me refiero a los químicos en particular. Cuando estás seguro, dices: "¡Recuerda que no eres Superman!" Desafortunadamente, después de 10 años de hacer lo mismo y nunca pasó nada, dices: "¡Está bien, el casco!" En cambio, ¡un tubo de ácido se rompe y hace un agujero en tu cabeza! Así que hay que tener mucho cuidado y tratamos de decir que no se tomen las cosas a la ligera aunque sepas que no pasa nada, aunque no caiga un avión en esta fábrica, finge que todo está pasando, siempre. Las gafas, los guantes, los zapatos… ¡es un momento! Pasé por debajo de un montacargas con mi pie, si no tuviera un zapato de seguridad estaría sin un pie.

Inversiones y desindustrialización

Les puedo contar una anécdota: nuestra fábrica está formada por tres plantas, una planta que produce un líquido de alto rendimiento, una planta que tiene que producir mucho para ganar poco, y la tercera que estaba cerrada, era una planta muy compleja. que produjo un producto fundamental para nuestra zona. En un momento los chinos también lo hicieron, fue un blanqueador. Los chinos lo hacen, la fábrica no está cerrada pero ya no se hace el procesamiento, llegamos a cierto punto y luego enviamos el líquido a los chinos. ¿Cómo enviamos este líquido? Creo que lo pondremos en barriles y, en cambio, lo enviaremos en barriles de 200 litros. Los barriles van en contenedores que terminan en el barco y llegan a China. Pero, ¿por qué en barriles cuando se puede enviar el líquido en un camión cisterna que va por barco? Debido a que la fábrica estaba en medio de un bosque, la mano de obra es tan grande que los chinos sacan los barriles de los contenedores y a mano, enrollan los barriles y los llevan a la fábrica. ¡Imagínese qué tipo de compromiso y fuerza nos lleva un momento hacer lo mismo! ¡Pero sin costes y sin supervisión! Estos barriles deben calentarse porque el producto es sólido, por lo que generan suciedad, humo, de un producto que también es reconocido como sospechoso de carcinógeno. Así que hemos hecho todas estas operaciones para ahorrar dinero, no nos gustan las fábricas aquí, las preferimos fuera de casa, se sospecha que el producto es cancerígeno.

¿Pero qué pasó? Los chinos no son tontos, cuando haces vino, haces vino. Es cierto que los chinos lo hacen por ti casi gratis, tú compras las barras pero luego también les cuesta, así que o cuesta exactamente lo mismo que antes o no vale nada. Los chinos, después de cinco años, han llevado el precio de ese producto al mismo precio que cuando el resto de nosotros lo hicimos.

El director telefonea y dice que tenemos que reiniciar la planta. "¿Pero y si está en el suelo?" Ahora cuesta demasiado empezar de nuevo, algo así como ... mucho dinero ... una gran cantidad. Pero si se hizo un esfuerzo en ese momento, esperemos, mantenga el precio al límite, al precio de costo, tanto que los chinos no puedan llegar tan lejos, ¡tendrán que subir el precio! Hubiera sido una inversión, no una especulación, hoy pensamos en términos de especulación, no en términos de inversión, no invertimos en personal, no invertimos en cultura, no invertimos en nada porque si no tienes una rendición inmediata, ¡has terminado! Por tanto no producimos nada, por eso la fábrica es el motor principal de un estado, porque produce fichas de regateo y si no he producido en mi mano no tengo nada, no puedo vender ideas, o mejor dicho las puedo vender. hasta cierto punto. Las grandes ciudades ahora están pensando en vender museos porque creen que los particulares pueden hacerlos funcionar mejor que los organismos públicos. Lo hace sin saber ni ocultar, más seriamente aún, que cualquier fundación cultural, como el Getty, el Rockefeller, ¡siempre ha estado en números rojos! ¿Quiénes son estos emprendedores que piden dinero a los ayuntamientos y piensan que pueden gestionar algo con saldo positivo? ¡Hoy es importante tener el motor que impulsa, el pan que se le da a la gente! No podemos hacer esto con algo que no existe.

Me preguntas por las jerarquías en la fábrica. Hay dos tipos de jerarquías, una es la que nos inventamos nosotros mismos: trabajadores por turnos, jornaleros, mecánicos menos importantes que los soldadores, por ejemplo, el soldador es como el "faraón". Llega con el electrodo a la izquierda y la pistola a la derecha, y es seguido por toda la cancha. Al llegar al lugar, el mecánico de confianza del "faraón" prepara todo antes de la intervención. El "faraón" pregunta si todo está bien, se va y trabaja. ¡Incluso con un paraguas! Esta es una forma de jerarquía. El "faraón" suelda, se levanta, llega el otro mecánico y raspa la pieza, la limpia, regresa y suelda otro punto. De hecho, el soldador se siente más "genial" que el que vuelve a poner la computadora en su lugar y vuelve a iniciar el sistema.

Esta es la jerarquía completamente imaginaria que tenemos el resto de nosotros. Los trabajadores nos sentimos héroes, todos los demás son "extras" en nuestra película. En cuanto a la jerarquía real, puedo hacer una jerarquía mínima, porque es una fábrica muy pequeña. El más bajo de todos es el jinete de rampa, una persona asignada a la rampa de carga y descarga de los camiones cisterna. Para aprender cómo funciona el sistema, debe ser un escalador, para que entienda cómo moverse, encender las bombas, usar las válvulas. Inmediatamente después, hablo en términos de niveles, de sueldos, está el operador de la planta. Los operadores tienen un nivel mínimo para ser autosuficientes, existe el almacenista del almacén de materiales que es más o menos igual a los operadores. Luego está el empleado, solo tenemos uno, que es igual a mi nivel de empleado. El mantenimiento tiene un nivel más bajo que el mío, pero ya no está. Está el gerente de mantenimiento que es gerente, responsable de las compras. Luego hay una oficina que se ocupa de las modificaciones de la planta, una oficina que se ocupa de la producción y el director. En la oficina de modificación de plantas generalmente hay ingenieros, en producción hay un doctor en química y él es mi jefe directo. En la tercera oficina está el director y en mi caso está el director gerente, no el propietario. Depende de la propiedad.

Todos ellos están presentes en la fábrica, incluso el CEO, hace sus ocho horas de trabajo diario, porque es menos que los demás trabajadores por turnos (se ríe) en el sentido de que la producción no puede ignorar nuestra presencia, todas las demás pueden estar ausentes. Llega un control, Spisal, viene a ver y pregunta qué hemos hecho con algo, y lamentablemente me ocupé de ello. El administrador entra, el de control se acerca, el administrador comienza a explicar: “Esta es la oficina, este es el asistente (y me señala), este es el trabajador, este es el monitor de la computadora”. Nos miramos asombrados. ¡Lo saca y le muestra la caldera que había hecho un pequeño daño y no sabía absolutamente nada! ¡El hombre de Spisal, por otro lado, sabía aún menos! Uno contó una historia completamente inventada, el otro fingió entender, ¡y ambos estaban felices! Si mañana una agencia de seguridad llamara a Maurizio y le dijera: "Queremos contratarte para saber si realmente se están comportando correctamente con el sistema" ¡harían un trato! Si me llamaban sabría enseguida adónde ir, iría enseguida a ver los puntos delicados y les daría un mal cuarto de hora.

¿Viejo y joven? En definitiva, los jóvenes no tienen ningún tipo de formación, aparte de la escuela. El sentido de lo social, de la comunidad son ahora abstracciones, mientras que, por extraño que parezca, en una época no tan lejana, la clase obrera era todavía una comunidad, que preveía reglas y formación. Reglas cuestionables, actitudes cuestionables pero aún formativas. Es el fin de una tradición, es algo que se ha perdido porque: a) los jóvenes no quieren ir a trabajar a las fábricas b) ni siquiera saben que las fábricas existen c) la gente no quiere fábricas nunca más. Estamos perdiendo un activo importante para la sociedad, no solo desde el punto de vista económico, sino también desde el punto de vista social y civil. Yo vivía de estudiante, en la fábrica, conocí a los trabajadores "sustitutos", los que hacían el 68, los 70, cuando yo había hecho los 70, así que aprendí directamente de la gente que se cuidaba en la noche. guardianes que fueron a espiarlos y luego los despidieron. ¡Gente que ha vivido la experiencia de la fábrica que llevó al terrorismo! Estas personas han vivido un gran acoso que hoy, con la mirada puesta en el pasado, no podríamos entender que ha habido estos acosos y mucho menos que estos acosos han desembocado en una violencia sin precedentes. La clase trabajadora quizás era ignorante incluso si era la más culta que teníamos, por lo que inmediatamente respondieron a un error con una reacción inmediata. Los que habían trabajado conmigo tiraban sacos de mierda a los vigilantes nocturnos. Esto estaba dando vueltas, lo esperaron y le tiraron un cubo de mierda, ¡mierda de verdad! ¡Un entorno formativo pero también muy duro y violento!

"No son siglos, hace nueve años"

He visto la fábrica cambiar de esto a esto. Tenía al director que venía por la mañana, miraba las hojas de viaje, miraba el cuadro y ¡ya sabía lo que había pasado! Conocía perfectamente la planta, sabía exactamente dónde estaba cualquier válvula, tubería o máquina en la que estuviera trabajando. Si tuvieras un problema, se lo preguntarías y él te lo explicaría. Y cuando te equivocaste porque estabas haciendo tonterías ... Yo había presenciado una pregunta de un jefe que intentaba resolver un problema y la sugerencia del director era “poner los tanques en vasos comunicantes”. Y esta persona no conocía el principio de los vasos comunicantes. El director no le dijo "te dan dos millones al mes, no haces una mierda y no sabes qué son los vasos comunicantes". Se lo explicó una vez y este "Doctor no ve que este vaso es más grande ..." Y esto con humildad le volvió a explicar. Esto para mí fue una gran cosa, alguien que sabe una cosa más que tú y no se enorgullece de ello, sino que la usa para enseñar, capacitar a la gente, ¡para producir! En algún momento, esto tuvo que desaparecer. El director de la fábrica dijo “ya no puedo trabajar” porque si necesito comprar papel higiénico para los operadores ¡no tengo dinero! Si el asiento del inodoro se rompe, ¡debes quedarte sin él! ¡Hemos llegado a este punto! No pudo hacerlo, se fue a otra fábrica donde esperaba que fuera mejor y en cambio se dio cuenta de que todo había cambiado allí también. ¡Y no fue genial! ¡Era una persona sana y honesta que trabajaba, venía por la mañana y regresaba a casa tarde en la noche!

Hacia 1998-99 ..., en ese año comencé a ver ..., y no hace siglos, hace nueve años, ahí vi cambiar las cosas. Vi llegar a los jóvenes "corbatines" con la bolsa de cuero que en lugar del gerente de personal y el director gerente que conoce la fábrica así como al gerente, que conoce los problemas, que sabe cuántos hombres necesita y por qué los necesita, Llegaron estos jóvenes, de 35 años, "amarrados" con zapatos duros y ..., dijeron "Aquí hicimos los cálculos ..." "¡Sí, pero aquí hay problemas de seguridad!" "¿Seguridad? La seguridad no es un problema… ”Le faltaban los auriculares con micrófono.

Los "cravattoni" por un lado, por otro que no ..., vi que los recursos se iban reduciendo paulatinamente, mientras que antes éramos un equipo formado por un cierto número de personas, con un apartado de técnicos y mecánicos listo disponible 24 horas al día 24, en algún momento me encontré arreglando las cosas yo solo. Ya conoces el submarino rosa con el sujetador en la bomba, lo mismo ...

No sé cómo cuantificar las cifras, entonces… Estábamos en el pico de producción, con una planta que había estado funcionando durante diez años en un ciclo continuo, nada cambia, eso tiene que ser. Tiene que estar en su lugar, tan afilado como una hoja de afeitar, ¡no hay que mover nada! En un momento el director nos hizo hacer un cambio en una columna, en la eliminación de la cabecera de la columna. Una modificación que costó una cantidad increíble y después de una semana cerramos la planta. Una gran cantidad, de miles y miles de euros. No me lo podía creer, no le creía a mis ojos porque esta planta que llevaba diez años en funcionamiento comenzaba a tener dificultades porque nos obligaban a hacer las maniobras equivocadas hasta que construyeron esta parafernalia inútil gastando mucho dinero y después de una semana cierra! Pretenden decir "vamos fuertes" y, en cambio, se cierran.

Nota. Estos extractos son extraídos de dos entrevistas realizadas en 2008, en la sede de storiAmestre, en via Ciardi, durante dos encuentros sobre las transformaciones de la identidad de los trabajadores titulados "Músicos en la Petroquímica". En la primera entrevista (6 de marzo), realizada por María Luciana Granzotto y Claudio Pasqual, varios integrantes y miembros participaron con preguntas, la segunda entrevista (6 de mayo de 2008) fue realizada únicamente por María Luciana Granzotto y Claudio Pasqual.

La transcripción de ambos textos se debe a María Luciana Granzotto, a quien recordamos con cariño.

La edición de los extractos de las dos entrevistas presentadas aquí es por el editor del sitio con la aprobación del entrevistado.


Porto Marghera, planta de acetona explota y arde: se acabó la alarma, pero se esperan los análisis del ARPAV

Dos trabajadores graves afectados por la explosión y las llamas, otros cuatro intoxicados. Columna de humo aterradora visible en el Padua y el Marca. Llamas apagadas gracias al tanque de espuma especial de los bomberos

El incendio de Marghera visto desde el helicóptero de bomberos

PORTO MARGHERA (VENECIA). Un gran incendio y una densa nube de humo negro se desarrollaron esta mañana, viernes 15 de mayo, en el perímetro de la 3 V Sigma, en el polígono industrial de Porto Marghera. El alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, durante la conferencia de prensa en vivo a las 13:00 horas, anunció que descubrió que se habían producido dos heridos graves entre los trabajadores.

Las llamas, la columna de humo, el miedo: el desastre de arriba

El drama. Alrededor de las 10.15 se escuchó una explosión en la planta de producción de acetona del 3 V Sigma, una industria química ubicada en la zona industrial, donde habría estallado uno de los tanques de metatoluidina de más de mil metros cúbicos. Explosión que hizo estallar la planta. Los dos trabajadores resultaron gravemente heridos justo en el momento de la explosión, cuando al menos 40 empleados de Sigma estaban cerca.

Incendio en Marghera, el cuerpo de bomberos: casi toda la fábrica quedó envuelta en llamas

La gran apuesta. Un empleado fue engullido por las llamas que se desarrollaron de inmediato y el incendio pronto involucró a otras plantas. Todos los equipos de bomberos disponibles de Venecia, Treviso y Padua, una treintena, acudieron inmediatamente al lugar. Los bomberos confirman que han rescatado a dos heridos de gravedad y a otras 4 personas que estaban gravemente intoxicadas por los humos. Los bomberos lograron circunscribir las llamas a las 12.15: el uso simultáneo de un vagón especial utilizado por los bomberos en el aeropuerto Marco Polo de Tessera, que tiene un vehículo "gemelo" suministrado al aeropuerto de Treviso, que inundó la planta con espuma, sofocando y extinguir el fuego.

Ma la densa nube di fumo nero, nonostante lo spegnimento del fofolaio nell'impianto maggiore, è rimasta visibile da parecchi chilometri di distanza e ha continuato a elevarsi in altezza, destando seria preoccupazione non solo nella provincia di Venezia, ma anche in quelle di Padova e di Treviso, dove la minacciosa colonna nera è rimasta per ore ben visibile.

L'allarme ambientale. In provincia di Treviso, in particolare, tutta la cittadinanza nel corso della mattinata è stata avvisata dall'Usl della Marca di stare in casa con porte e finestre chiuse, cercando di uscire il meno possibile e di attenersi alle disposizioni per prevenire eventuali effetti novici prima delle verifiche ambientali dell'Arpav.

Incendio alla 3VSigma di Marghera, le immagini con il drone

Soccorsi e Protezione civile. Molte persone hanno chiamato i centralini dei vigili del fuoco intasandoli. A Marghera è scattato il sistema di allarme per la popolazione. Sul posto si sono portati l'elisoccorso del Suem, tre ambulanze del 118 e un furgone tecnico del Suem. Gianpaolo Bottacin, capo della Protezione civile del Veneto ha ricordato che "esiste una procedura per il rischio industriale di Marghera". Intanto ha invitato la popolazione a "non aprire porte e finestre. Non sappiamo ancora cosa sia bruciato. Evitate anche di consumare prodotti dell'orto. Mi rivolgo anche ai cittadini che vanno sul posto a farsi selfie e poi si lamentano dell'aria irrespirabile".

L'impianto chimico in fiamme e la nube che si alza da Porto Marghera

L'Agenzia per l'ambiente. Il direttore generale dell'Arpav Luca Marchesi conferma che "si tratta di un evento importante, in corso di gestione da parte dei vigili del fuoco. I tecnici dell'Arpav presidiano il posto, hanno avviato tutta una serie di prelievi di alto volume per capire bene quali sono le sostanze che sono state rilasciate. I prelievi interessano sia l'area che le acque di rilevamento. Particolare attenzione stiamo ponendo anche alla questione meteo". La direzione del vento è infatti mutata più volte nel corso delle ore. E con lei la direzione della nube nera.

La nube su Porto Marghera dopo l'esplosione dell'impianto di acetone

Monitoraggio aria-acque. L'Arpav, come anticipato dal dirigente regionale Luca Marchesi, ha disseminato l'area di rilevatori: non appena usciranno i risultati di laboratorio li comunicherà al sindaco di Venezia. Ora si attendono gli esiti delle indagini sulla qualità dell'aria da parte dell'Agenzia per l'ambiente del Veneto, che ha precisato di aver preso campioni nei pressi della ditta e in via f.lli Bandiera a Maghera sottovento all'incendio. Secondo quanto riferito dal comando dei vigili del fuoco di Venezia, comunque, la ricaduta di eventuali agenti inquinanti della nube è avvenuta nel raggio di 2 chilometri dall'azienda andata in fiamme.

Incendio alla 3VSigma di Marghera, le immagini con il drone

L'azienda bruciata. La 3 V Sigma è leader a livello mondiale in alcune componenti intermedie necessarie all'industria chimica. Il sistema lavora con idrogeno, solventi, acetato di etile e acetone e produce i cosiddetti "intermedi di chimica fine", ossia sostanze che vengono usate da altre aziende chimiche. L'impianto in cui è avvenuta l'esplosione è uno di quelli messi sotto accusa da parte dei sindacati, che pochi mesi fa avevano proclamato anche uno sciopero del personale per chiedere di aumentare la sicurezza


Impianto Petrolchimico di Porto Marghera: cosa è successo

L'argomento di questo dossier è l'impianto petrolchimico, Montecatini e poi Montedison, di Brindisi. Il petrolchimico di Brindisi, gemello di quello di tanto più noto di Porto Marghera, è stato uno dei maggiori insediamenti produttivi che abbiano mai avuto vita nell'Italia meridionale ed ha rappresentato per l'area dove è stato insediato un'esperienza caratterizzata dall'unicità e gravida di conseguenze: economiche, ambientali, sociologiche. Ciononostante l' esperienza petrolchimico nel suo complesso, o anche presa secondo uno degli aspetti indicati ma considerando tutto l'arco della sua vita, non è mai stata oggetto di studio, com'è invece avvenuto per analoghe realtà 1 . Le fonti a disposizione per indagarla sono invece disperse, di difficile reperibilità, parziali e frammentate e sono: la stampa periodica prodotta dai sindacati all'epoca, difficilmente reperibile nella sua interezza la stampa locale che però le dedicava pezzi poco articolati atti di convegni avvenuti in varie parti d'Italia in cui i contributi provenienti da Brindisi vanno ricercati gli atti parlamentari che del petrolchimico trattavano alcune fonti ufficiali dell'azienda gli archivi privati dei vari sindacalisti infine le testimonianze di quelli rimasti tra i tanti che all'esperienza parteciparono. Accanto a questo magma di fonti primarie, caotico ma ricco e rivelatore, emergono alcuni preziosissimi, talvolta casuali, contributi: alcune tesi di laurea accurate e ad alto grado di sperimentazione 2 e alcune indagini sociologiche che gettano luce su periodi molto limitati, ma che permettono di cogliere aspetti altrimenti irrecuperabili 3 .

È proprio su una parte di queste fonti, quelle che sono riuscita a reperire, che ho lavorato e la ricchezza, e la scarsità, di fonti per i vari archi temporali ha condizionato anche la scelta del periodo esaminato. L'indagine è incentrata infatti sugli anni dal 1969 al 1972: ho scelto questo periodo naturalmente per il momento topico che questi anni rappresentano nella storia del movimento sindacale italiano e per il fitto susseguirsi di avvenimenti e cambiamenti che avvennero allo stabilimento di Brindisi, ma anche perché si tratta degli anni per i quali si intreccia il maggior numero di fonti eterogenee che sono riuscita a reperire.

L'insieme delle fonti che ho visionato è peraltro per certi aspetti sbilanciato a favore delle fonti sindacali, e in particolare delle fonti UILCID, avendo avuto a disposizione l'archivio privato di un dirigente locale di questo sindacato. Credo comunque tuttavia che, avendole inquadrate in un'adeguata prospettiva e confrontate in tutti i casi in cui è stato possibile con altri punti di vista, ho potuto ricostruire gli avvenimenti con un buon grado di approssimazione, in modo vaporoso per alcuni aspetti e più preciso per altri.

Il risultato è un piccolo dossier incentrato sulle prassi e i contenuti delle lotte operaie di un breve lasso di tempo, ma che inserisce quel periodo e quegli aspetti all'interno della più vasta esperienza petrolchimico , provando a fornire una serie di spunti sull'impatto ambientale dell'insediamento e una serie di immagini della società brindisina del tempo.

1. Per il petrolchimico di Gela si veda H. Hytten, M. Marchionni, Industrializzazione senza sviluppo , Milano, Franco Angeli, 1970 per Marghera, G. Gavagnin, C. Grillo, C. Mulas, Porto Marghera: storia di una crescita , Venezia, Marsilio, 1988 per Ferrara, R. Bertoni, Ferrara e il suo petrolchimico , Ferrara, Cds, 2006.

2. R. Apruzzi, Sviluppo capitalistico e organizzazione sindacale a Brindisi: il caso Montedison (1962-69) Tesi di laurea, Università degli Studi di Bari, a. a. 1978/79 e D. Urgesi, Le forme della coscienza operaia nei reparti a ciclo continuo della Montedison di Brindisi : una ricerca empirica Tesi di laurea, Università degli Studi di Lecce, a. a. 1981/82. Rosella Apruzzi oltre ad avermi fatto visionare parti della sua tesi, mi ha fornito prezioso aiuto - attraverso un colloquio e con la realizzazione apposita di alcune pagine schematiche - permettendomi di ricostruire un quadro della situazione complessiva dello stabilimento per gli anni fino al 1969.

3. M. Stefanelli, Settore chimico e organizzazione della classe operaia nel mezzogiorno : la Montedison di Brindisi , in "Sociologia dell'organizzazione", 2, 1974, n. 3, pp. 72-120 e F. Crespi, Adattamento e integrazione , Milano, Dott. A. Giuffrè Editore, 1964.


L’incendio allo stabilimento chimico di Porto Marghera è stato spento, l’allarme è cessato

Un incendio di vaste proporzioni è divampato venerdì mattina attorno alle 10.15 nello stabilimento di prodotti chimici 3V Sigma, nell’area del petrolchimico di Porto Marghera in località Malcontenta: ci sono due feriti gravi, ricoverati nei centri ustioni di Padova e Verona. I Vigili del Fuoco, arrivati sul posto con otto squadre, hanno messo sotto controllo l’incendio alle 12.30 circa.

15MAG 12:30 #Marghera @vvfveneto hanno messo sotto controllo l'#incendio. Due feriti in condizioni gravi ricoverati nei centri ustioni di #Padova e #Verona pic.twitter.com/VsYfYk1O7g

A Marghera e Mestre sono scattate le sirene di allarme per la possibile dispersione nell’ambiente di sostanze chimiche. Il Comune di Venezia ha invitato tutti i residenti nel suo territorio — isole comprese — a chiudere e se possibile isolare porte e finestre e restare a casa fino a nuove comunicazioni. L’allarme è poi cessato nel primo pomeriggio: per il momento sono state riscontrare ricadute inquinanti solamente all’interno dello stabilimento.

Incendio a #PortoMarghera: allarme cessato.
Grazie ai Vigili del Fuoco, alla nostra Polizia Locale, alle Forze dell’Ordine, all’Arpav e a tutto il dispositivo di #sicurezza che è intervenuto.
Adesso riapriremo la viabilità. @comunevenezia @CMVenezia @arpaveneto @vvfveneto pic.twitter.com/a89Cr6DSL6

— Luigi Brugnaro (@LuigiBrugnaro) May 15, 2020

Secondo Gianfranco Bettin, presidente della Municipalità di Marghera ed ex consigliere regionale del Veneto, alcuni mesi fa gli operai della 3V Sigma scioperarono per denunciare la scarsa sicurezza degli impianti antincendio e irregolarità negli stoccaggi.

⚠ #Incendi #Malcontenta ⚠

AGGIORNAMENTO – Nota @vvfveneto

"Esplosione e incendio in un’azienda chimica a #Marghera: intervento di 8 squadre a terra dei Vigili del fuoco e il nucleo nbcr. Scattato Piano d'emergenza esterno per la possibile dispersione di sostanze chimiche" pic.twitter.com/K0ugH6Fm49

— Comune di Venezia (@comunevenezia) May 15, 2020

La nube causata dall’incendio, vista da Venezia (LaPresse – Anteo Marinoni)


MARGHERA Verità giudiziaria e verità storica sul petrolchimico

(da Il manifesto, 21 maggio 2006)

L’eredità petrolchimica

Sentenze A Marghera la Cassazione ha messo la parola fine al processo per i veleni, confermando che quelle morti furono degli omicidi.
A Priolo,risarcimenti «preventivi» vorrebbero chiudere una storia analoga prima ancora che cominci un processo

Felice Casson non è tipo da indulgere agli ozi romani. Insediatosi a Palazzo Madama il 28 aprile, il neosenatore Felice Casson (eletto come indipendente nelle liste Ds) ha subito depositato un disegno di legge. Sull’amianto, una delle tante sostante mortifere di cui si è occupato da magistrato. Casson è stato il pubblico ministero nel maxi processo contro il petrolchimico di Porto Marghera dove a far strage di operai è stato il cvm, il cloruro di vinile monomero. Venerdì la Cassazione ha chiuso definitivamente il processo, confermando la sentenza d’appello pronunciata nel dicembre 2004 nell’aula bunker di Mestre: cinque ex dirigenti Montendison condannati a un anno e mezzo di carcere per la morte dell’operaio Tullio Faggin, deceduto nel 1999 per angiosarcoma al fegato, «tipico» tumore causato dal cvm. L’ultimo ad andarsene di una vasta schiera (la lista presentata da Casson conteggiava 157 decessi), l’unico omicidio colposo non «caduto in prescrizione».
Nonostante le tante e vaste prescrizioni, la sentenza d’appello aveva corretto il «tutti assolti» del primo grado che – era il 2 novembre 2001 – aveva sbigottito e fatto piangere i parenti delle vittime. Tutti morti perché fumavano o bevevano qualche ombreta? «Di qualcosa bisogna pur morire», commentò il difensore di uno dei 28 imputati, il gotha della chimica italiana al gran completo. Frase che non si dimentica. La sentenza d’appello, trovando un punto di equilibrio tra garantismo e giustizia sostanziale, ha risarcito il bisogno di giustizia di un’intera comunità e riconosciuto la fondatezza dell’impianto accusatorio sostenuto da Casson.
Il timbro definitivo della Cassazione, dichiara l’ex magistrato, è estremamente importante. La Suprema corte «mette al primo posto la salute, applicando la Carta costituzionale». Banale? Mica tanto, replica il neosenatore. «Significa che quando si verificano gravi casi di danno alla salute dei lavoratori è giusto e corretto procedere anche con un processo penale». Certo, i processi si fanno sempre in ritardo, i tumori hanno latenze di decenni, scattano le prescrizioni. Di questo Casson si rammarica ma, aggiunge, il tempo che passa non può essere un alibi. «I processi sono lunghi e complicati, però bisogna farli». In sede penale, ribadisce. La sottolineatura rinvia a uno scontro tra «scuole di pensiero» giuridico emerso in dibattimento nell’aula bunker di Mestre. Una, rappresentata dal professor Federico Stella, patrono dell’Enichem: «Non si potrà mai accertare al di là di ogni ragionevole dubbio il nesso di causalità tra la morte di un operaio del petrolchimico e il cvm. Questo processo andava fatto in sede civile, dove basta il probabile». L’altra, interpretata dai difensori di parte civile e, ovviamente, dal pm Casson. Che liquida il contenzioso in modo spiccio: «Se si dà retta al professor Stella, si esce dalla Costituzione italiana. La salute divente merce. Un’azienda procura danni alle persone o all’ambiente? Paga e tutto finisce lì. Andrà bene per le imprese, non per la giustizia».
Per dirla tutta, la sentenza della Cassazione chiude a favore di Casson anche un altro contenzioso, quello con i giudici di primo grado. Garantisti sinceri e non pelosi, corre l’obbligo di ricordare, uno pure lettore del manifesto. Avevano fatto derivare la loro assoluzione plenaria da una data feticcio, l’anno 1973. Prima d’allora, avevano argomentato, non c’erano le leggi e non si sapeva quanto fosse nocivo il cvm. Dopo, i padroni del Petrolchimico hanno grosso modo rispettato le normative. Confermano le condanne, afferma Casson, la Cassazione dice che le leggi sulla salubrità dell’aria, dell’acqua e dei luoghi di lavoro c’erano fin dagli anni ’50. «E valevano per le imprese, per le amministrazioni pubbliche e per i magistrati». Anche questi ultimi hanno girato la testa dall’altra parte. L’esposto di Gabriele Bortolozzo, l’operaio del Petrolchimico che per primo documentò l’epidemia di tumori tra i colleghi, da cui ha preso avvio l’inchiesta di Casson è del 1994. «Ma non era il primo», precisa l’ex pm. Se qualche magistrato non avesse messo nel cassetto le denunce di Bortolozzo, le prescrizioni non sarebbero scattate».
La sentenza della Cassazione arriva alla vigilia di un anomalo referendum postale, promosso dall’Assemblea permanente contro il rischio chimico. Un rischio insito nel ciclo del clorosoda e del deposito di fosgene, dice Roberto Trevisan, portavoce dell’assemble. Più elevato, parodossalmente, in un petrolchimo che produce meno di un tempo. In una situazione incerta, le imprese non investono un euro in sicurezza e in manutenzione. A difendere ostinatamente il petrolchimico restano solo i sindacati dei chimici e i lavoratori. Ormai ridotti a 3 mila.

*************
L’eredità petrolchimica / 2

Massimo Giannetti
Palermo
E’ la prima volta che accade, ma non è un bel primato. Di certo, al di là del presunto gesto «volontaristico», come hanno sostenuto vertici dell’Enichem, il risarcimento per i danni provocati dal petrolchimico alla salute degli abitanti di Priolo è una evidente ammissione di colpa. Undici milioni di euro: è questo il prezzo «spontaneamente» pagato dal colosso della chimica italiana ad un gruppo di famiglie del paese siciliano che hanno avuto figli malformati o hanno dovuto fare ricorso all’aborto dopo l’accertamento delle malformazioni al feto.
Sono centouno i beneficiari di questa sorta di bonus riparatore, ma l’Eni, pur attribuendosene di fatto le colpe, ufficialmente nega qualsiasi nesso di causalità tra l’inquinamento prodotto dal suo impianto di clorosoda e le gravi malattie riscontrate ai neonati.
Il risarcimento, che si riferisce a malformazioni accertate nei primi anni Novanta ma non oggetto di processi, sarebbe dunque un atto di generosità gratuito. In realtà sarebbe strettamente legato a una delle inchieste in corso sull’inquinamento e che vedono i vertici dell’Eni di Priolo accusati di «associazione a delinquere finalizzata al traffico di rifiuti pericolosi contenenti mercurio». L’inchiesta, che nel gennaio del 2003 fece scattare le manette per una quindicina di dirigenti della multinazionale, venne definita con queste parole dal capo della procura di Siracusa, Roberto Campisi: «Dalle intercettazioni telefoniche e ambientali è emerso il disprezzo per il valore dell’ambiente e della stessa vita umana». In pratica, anziché smaltire le sostanze tossiche in apposite discariche come prescrive la legge, i responsabili del petrolchimico per risparmiare svariati milioni di euro miscelavano i residui delle lavorazioni al mercurio con altri liquami e li gettavano in mare, nei tombini oppure li sotterravano. Il mercurio, utilizzato nell’impianto di clorosoda Eni, è la sostanza altamente pericolosa oggi oggetto dei risarcimenti. Il sistema di smaltimento fino a tre anni fa era lo stesso degli anni ’90: i rifiuti nocivi venivano riversati in mare e attraverso il mare venivano assorbiti dai pesci e dai pesci finivano nella catena alimentare.
Altro che «gesto spontaneo». In realtà è come mettere le mani avanti prima delle sentenze dei giudici. Lo stesso procuratore Campisi, che l’altro giorno ha reso pubblica la «spontanea decisione dell’Eni», ha sottolineato che i suoi «dirigenti apicali hanno fino ad ora tenuto una condotta di ampia e leale collaborazione con la procura tramite i loro consulenti».
I risarcimenti erogati alle vittime del mercurio oscillano tra un minimo di 15-20 mila euro per le malformazioni più lievi fino a un massimo di oltre un milione di euro per i casi più gravi. «Per quantificare gli importi – ha spiegato ancora il procuratore – la società si è rifatta alle tabelle utilizzate in sede processuale: ciascun risarcimento formalizzato è pari a quello che sarebbe stato determinato nel caso in cui fosse stati avviato un procedimento giudiziario e la società fosse stata condannata al risarcimento».
I centouno genitori risarciti sono soltanto una parte delle famiglie che nel cosiddetto «triangolo della morte», ovvero Priolo, Augusta e Melilli – dove sorge il più grande polo industriale d’Europa, figli nati con malformazioni congenite. Secondo un indagine sanitaria di qualche anno sarebbero oltre mille i bambini vittime dell’industria. Una percentuale quattro volte superiore alla media nazionale. E’ prevedibile, come hanno ammesso gli stessi inquirenti siracusani, che nei prossimi giorni anche loro potrebbero cominciare a chiedere danni.
A Priolo, Mellili e Augusta l’enorme concentrazione di fabbriche chimiche e petrolchimiche, molto spesso vecchie e insicure, ha causato negli anni anche la morte di parecchi operai. Secondo un’indagine di Legambiente sarebbero stati decine i lavoratori uccisi dalle esalazioni tossiche e dagli incidenti negli impianti. Molti degli incidenti non sono però stati mai denunciati. Una recente indagine epidemiologica, una delle pochissime effettuate dall’Oms dopo decenni si complici silenzi istituzionali, ha accertato inoltre un altissimo tasso di morti di cancro, che a Priolo è pari al 33 per cento dei decessi.
Ma i guai per questo una volta bellissimo lembo di Sicilia distrutto dal mito della chimica – tra l’altro impiantato su un’area altamente sismica e sede di basi militari – non finiscono qui. Come se non bastasse Totò Cuffaro ha individuato proprio nel territorio di Augusta il sito per uno dei tre megainceneritori previsti dal piano dei rifiuti regionale. Contro questa decisione proprio ieri sera nella cittadina si è tenuta l’ennesima manifestazione di protesta.

**************

Quegli operai non erano fantasmi

Dunque non erano fantasmi. Non lo erano gli operai di Porto Marghera morti per l’esposizione a cloruro di vinile monomero (cvm). E non lo erano i responsabili di questa grande tragedia sociale e ambientale, cioè i vertici delle industrie chimiche insediate sul bordo della laguna di Venezia. Il verdetto finale della Corte di Cassazione rende giustizia ai morti e agli ammalati, e alle loro famiglie. E rende giustizia a Gabriele Bortolozzo, l’operaio autodidatta del Petrolchimico che aveva raccolto per anni materiali e testimonianze sulla sorte dolorosa toccata a quasi tutti i suoi compagni di lavoro. Gabriele, scomparso nel 1995, aveva infine trovato in Felice Casson un pubblico ministero capace di ascoltarlo e di fare del suo materiale la base per una indagine vastissima sfociata nella sconfitta al processo di primo grado e poi nel vittorioso ricorso in appello, ora confermato in via definitiva.
«I miei compagni morti non sono / mai esistiti / sono svaniti nel nulla», aveva scritto desolatamente dopo la prima sentenza il poeta operaio Ferruccio Brugnaro. Ma aveva fieramente aggiunto: «Nessun padrone / nessun tribunale / potrà mai recingerci / di un così grande / infame silenzio». E così è stato. La lezione di Bortolozzo, e la sfida di Casson (cioè della magistratura che agisce davvero «in nome del popolo italiano»), hanno nutrito una più forte e ampia coscienza, che il processo e la discussione che lo ha accompagnato hanno contribuito a formare storicamente e culturalmente. Una coscienza che ha trovato nuovo alimento nello stillicidio di incidenti continuato a Marghera e soprattutto nel gravissimo incidente del 28 novembre 2002 alla Dow Chemical, che ha fatto correre il rischio di una catastrofe interessando impianti e depositi di fosgene. Marghera, infatti, è uno dei pochissimi posti al mondo in cui enormi quantità di questa sostanza micidiale sono ancora lavorate e stoccate a ridosso di un grande centro abitato, oltre che di antiche meraviglie come la laguna e il centro storico di Venezia. Da questa nuova spinta è nata nel 2002 l’Assemblea permanente dei cittadini contro il rischio chimico che, oltre a mille altre iniziative, ha di recente promosso un referendum comunale per chiedere la chiusura del ciclo del cloro (che occupa circa 500 addetti su 2500 dell’intero polo chimico). Il successo della raccolta di firme ha preoccupato il partito trasversale che difende lo status quo, cioè una chimica perdente che anno dopo anno chiude reparti e riduce gli addetti, mentre diventa sempre più insicura per gli incidenti e deleteria per le emissioni in acqua, aria e suolo.
Così, a partire da un parere espresso dal ministero degli interni, secondo il quale questo referendum, ancorché consultivo, non potrebbe tenersi perché la materia non sarebbe «di esclusiva competenza comunale», l’amministrazione ha sostituito il referendum con una consultazione tramite questionario che coinvolgerà nel prossimo mese di giugno l’intero corpo elettorale del Comune di Venezia, utilizzando il sistema del voto degli italiani all’estero (inviando cioè le schede a casa di tutti, con una busta pre-affrancata per la risposta da rispedire al Comune). Per la prima volta la città, sia pure in questa forma sperimentale, potrà così esprimersi su un problema che ne condiziona la vita da oltre mezzo secolo.
La magistratura, sia pure con ritardo (che ha provocato fin troppe prescrizioni), ha detto una parola definitiva sulle responsabilità del passato. Ora la città intera – con le istituzioni e con la politica – dovrà assumersi la responsabilità di decidere sul proprio futuro.


Video: Porto Marghera - Inganno Letale parte 6